Entrevista a Francisco J. Salado Moreno, Pregonero al Costalero 2017

Hace varios meses dábamos a conocer el nombre de la persona elegida para exaltar la labor del costalero en el pregón que organiza nuestra peña, que servirá como broche final al Cultural de Semana Santa de este año y que se celebrará el próximo 8 de abril en la Iglesia Conventual de Jesús Nazareno.

Al igual que en ediciones anteriores le daremos a conocer por medio de esta entrevista detalles de la persona que nos ayudarán a conocer aún más a nuestro pregonero.

P-   Francis, recuerdo el día en el que se te hizo la propuesta en nombre de la Junta Directiva de ser nuestro pregonero. ¿De qué manera la recibiste?

            Pues recuerdo que fue en la Calle La Plaza cuando el presidente de la Peña de Costaleros Nazarena se me acercó. En un principio creí que era para, aparte de saludarnos puesto que somos viejos conocidos y antiguos vecinos, trasladarme algún problema o situación de alguien en particular. Nada más lejos de la realidad. Me ofreció la posibilidad de pregonar al costalero en su tradicional pregón cuaresmal. Creo que los que me conocen bien saben que me gustan los retos y que no sé contestar negativamente a las propuestas que me hacen, y menos cuando se trata de una responsabilidad tan importante como ésta de llevar a cabo el peso de un pregón con tanta trayectoria. Tan solo me llevó un par de días el confirmar que me atrevería a pregonar a la figura del costalero, cosa que hago con mucho gusto y dedicación. Por todo esto, agradezco desde estas líneas a toda la Junta Directiva de la Peña de Costaleros Nazarena por confiar en mi persona para este nuevo pregón. Espero no defraudaros, nunca.

 

P-  ¿Nos puedes decir, cómo fueron tus inicios dentro del mundo cofrade?

Como dije anteriormente, me gustan los retos… y me retaron a conocer el mundo cofrade desde dentro, no desde la “barrera”. Es muy fácil criticar, tener prejuicios sobre la Semana Santa y todo lo que le rodea estando fuera de ella. Así pues, aceptando la invitación de otro amigo cofrade, Juan Antonio Pérez, me introduje en este ámbito desde la Hermandad de la Borriquita. Les acompañé varios años en su salida procesional, siendo mis primeros pasos haciendo verdadera penitencia bajo la túnica blanquiazul. Sería más tarde, de la mano de mi gran amigo y mejor cofrade, Rafael Olmo, quien también me invitó a formar parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad de Afligidos, encargo que llevé a cabo durante varios años como vocal de formación y, posteriormente, como vicetesorero de la misma. De todo este tiempo dedicado al mundo cofrade he aprendido muchas cosas para mí desconocidas, he aprendido el valor humano que rodea este mundo y las infinitas horas empleadas por y para los titulares de cada Hermandad.

P-  ¿Con qué salud crees que cuenta el mundo de la carga en nuestra localidad?

Pienso que goza de buena salud, aunque siempre mejorable. A veces me apena conocer que hay Hermandades que encuentran muchas dificultades para encontrar costaleros que porten a sus Titulares y deben llamar a gente de otras localidades para poder hacer su salida procesional con total normalidad. Debemos cuidar y participar de lo nuestro. Debemos apoyarnos unos a otros para que esto no ocurra. Hay mucho trabajo por hacer en este sentido. Hay que reforzar el sentimiento de hermandad universal, de llamamiento único a este cometido de poder portar al Salvador del mundo en cualquiera de sus advocaciones o devociones.

P- ¿Cómo valorarías la labor del costalero?

            Me parece que hacen una labor única y encomiable. Es una labor de fuerza, constancia y compromiso. Sobre todo es una labor de fe. Es trabajo de equipo, de compañerismo. No todo el mundo vale para ser costalero y éste es un privilegio que solo unos pocos pueden tener, disfrutar y sentir. Nuestros costaleros juegan un papel muy importante dentro de nuestra Semana Santa chiclanera, transmitiendo hacia el exterior, hacia los que estamos presenciando cada trozo de pasión de Jesús desde las aceras, lo que ellos mismos sienten desde dentro, y esa fuerza es la que hace que nosotros le devolvamos con palmas y en forma de agradecimiento o reconocimiento todo el esfuerzo que realizan. Me repito, es cuestión de fe.

 

P-  Sabemos que esto de pregonar para ti no es algo nuevo, ¿Qué supone este nuevo reto?

            Supone meterme de nuevo en mis “adentros”, rebuscar sentimientos perdidos para volcarlos sobre el papel y darle forma de pregón. Cada pregón ya escrito me ha servido para hacer un parón en mi vida, en mi fe, y reencontrarme con ella. En esta nueva ocasión para pregonar, reconozco que me hacía falta parar el reloj y dedicar un tiempo a recapacitar y ver hacia dónde va mi camino. Con este nuevo pregón  pretendo meterme bajo la piel del costalero y sentir por un momento cómo y qué siente. Sin duda alguna, me ha servido para valorar aún más el trabajo que llevan a cabo para engrandecer nuestra Semana Santa.

P-  Sin entrar en detalles para no desvelar muchas cosas ¿Cómo lo llevas y de qué manera lo has enfocado?

De momento puedo decir que voy justo de tiempo, aunque ya tengo enfocado todo lo que quiero transmitir. Es cosa habitual en mi manera de hacerlos el dividirlos por partes, por mensajes o ideas a transmitir, para no divagar ni hacerme repetitivo. Un factor que juega en contra también es el lograr encontrar el momento para que tanto el sentimiento como la inspiración se lleguen a encontrar para que las palabras fluyan y relaten lo que quieres realmente transmitir.

P-  ¿Va a ser poético o prosaico?

Va a ser de corazón, mi único estilo. No sé otro…

P-  Por motivos que también conoces, este año se celebrará de nuevo en la Iglesia Conventual de Jesús Nazareno. ¿Qué opinas del lugar elegido?

Pienso que cada evento, cada celebración merece un lugar apropiado, que invite a todos estar cómodos, a estar como en casa. En esta ocasión, no podría imaginarme llevar a cabo un pregón como éste fuera de un lugar como el Convento de Jesús Nazareno. El marco es incomparable. La compañía que allí habita también lo es. Los Titulares que allí nos acompañan son los mejores testigos que un pregonero pueda tener. Estoy encantado e ilusionado con volver a pregonar en este centenario lugar. Sin lugar a dudas el Convento de Jesús Nazareno será mi mejor aliado, junto a la buena música…

P- ¿Tiene tu pregón alguna dedicatoria en especial?

Sí, en cada pregón intento tener ese detalle especial. Son muchas las personas en mi vida que merecen esta atención. Es lo menos que puedo hacer por ellas, es una forma también de agradecerles lo que hicieron por mi o por el mundo en general. Así que ya os adelanto que sí que habrá dedicatoria merecida.

Francis, gracias de nuevo por aceptar nuestro ofrecimiento y deseamos que disfrutes y nos hagas disfrutar de nuestro pregón, del que no cabe duda habrás puesto todo el corazón.